La confidencialidad

La terapia psicológica online o a distancia, se ha convertido en una alternativa viable para cualquier persona con una ordenador, tableta o teléfono móvil. Así como los médicos comenzaron a hacer con los pacientes en la comunidad médica, cada vez más psicólogos practican terapia a distancia, tratando a las personas que buscan ayuda en áreas donde los profesionales de salud mental son escasos. Ahora internet puede ser una modalidad de atención con mayor disponibilidad y facilidad de uso para una persona que viaja en su trabajo, tiene un horario que hace difícil o imposible visitar una consulta real o que tenga miedo a encontrarse con un terapeuta en persona.

En términos de confidencialidad y privacidad, es importante comprobar qué profesionales utilizan software de video cifrado para la consulta de psicología online. Es posible que tengas que descargar el software que están utilizando. Esto suele ser un paso fácil, aunque es importante. Algunas plataformas como Skype, Zoom o FaceTime pueden parecer opciones obvias y viables para el software de video, pero pueden no cumplir con los estándares de privacidad ni cumplir con los tuyos o con los estándares de privacidad y confidencialidad de tu terapeuta.

Los colegios profesionales requieren que los psicólogos y terapeutas estén, colegiados en su provincia, por lo que es posible que desees comprobar esto también. Si estás utilizando un seguro de salud, sería bueno consultar primero con tu proveedor para asegurarse de que cubran la terapia con un psicólogo online.

Una experiencia completa de terapia

La experiencia de una consulta psicológica online puede ser tan satisfactoria como sentarse en un despacho, pero será una experiencia diferente. Para que el proceso sea positivo, es posible que quieras abordarlo de la misma manera que si estuvieras a punto de visitar al psicólogo en un despacho. Asegúrate de tener un espacio privado y de que no te interrumpirán mientras estés en la sesión de vídeo. Apaga el móvil, la televisión y la música. Asegúrate de que las mascotas y los niños estén tranquilos en otra habitación. Ten en cuenta otras cosas que podrían distraerte en una visita al consultorio y retíralas del espacio que usarás para la consulta. El terapeuta con el que trabajarás debería hacer lo mismo.

Ya que sólo podemos ver lo que hay en el campo de visión de la cámara, hay unos criterios de confianza y profesionalidad implícitos tanto para el paciente como para el terapeuta que son necesarios.

Privacidad y gestión interna

Es posible que el psicólogo tenga que comprobar al principio tu identidad; podría pedirte ver algún tipo de identificación con foto. Puede ser necesario dar tu consentimiento para el tratamiento y que necesite completar otros formularios en función de los requisitos legales.

Muchos profesionales comenzarán con una conversación sobre qué hacer en caso de un fallo técnico y concretarán modos alternativos de comunicación.

El psicólogo también debería establecer las garantías en caso de que necesitase apoyo presencial. Por lo general, no se considera que la terapia a distancia sea adecuada para las personas que están teniendo una crisis aguda o viviendo un momento de desesperación.

Pide tu cita ahora

Recuerda que abrimos de Lunes a Viernes de 10 a 20 horas y los sábados de 10 a 14 horas .

RESERVAR UNA CITA