Cuidarme y cuidar a los demás

Psicología Pozuelo

Consejos para cuidarme y cuidar a los demás

He aquí algunos consejos sencillos y efectivos para cuidarme y cuidar a los demás y prevenir crisis . Para prevenir “crisis” y evitar enfrentamientos familiares, cuidándote a la vez que cuidas de los demás.

Recomendamos preocuparse más por la propia persona, cuidándote al máximo. Este principio, que podría parecer egoísta servirá para conseguir un estado más satisfactorio con el que comenzar a interaccionar.

Principios para el cuidado

Principios Internos:

  1. Haz ejercicio tres veces por semana (te ayudará a sentirte fuerte física y emocionalmente). Además vuelve a practicar aquel deporte que te gustaba en tu juventud o comienza a practicar otro. Procura que esté acorde con tu estado físico.
  2. Medita, relájate, sueña cada día un poquito. Puedes dedicar un tiempo para soñar, meditar o relajarte, pero hazlo con constancia, sin buscar excusas para dejarlo para mañana.
  3. Cuida tu salud física y de su aspecto: es hora de pensar en uno mismo (comidas equilibradas, descanso suficiente, se creativo en tu tiempo de ocio…). Muchos matrimonios, inmersos durante años en la tarea de educar a sus hijos y conseguir una situación desahogada, olvidan cuidarse. Esta a veces se deteriora con el estrés, las comidas precipitadas y poco saludables y tantas otras malas costumbres. Tampoco han tenido tiempo de cuidar su físico, lo que influye en su autoestima.

Principios Externos:

  1. El contacto es terapia. De forma recíproca da la mano, coge a tu hijo en brazos, abraza, acaricia, masajea… acércate, acaricia más a tu pareja, muestra afecto a tu hijo abrazándole y acude a un centro de masajes donde te abandones al cuidado de otra persona.
  2. Tómate unas minivacaciones (baño caliente de espuma, velas, música relajante, ve al cine, a cenar…). Mejor varias mini vacaciones que sólo unas grandes vacaciones. Las salidas cortas y frecuentes son preferibles a las largas y espaciadas. Nos referimos a una cena para dos en un lugar tranquilo, un paseo por la playa a primera hora del sábado. Y también a escuchar un concierto o salir de viaje un fin de semana. Además aléjate de casa, deja a los hijos con un amigo o, si es posible, solos y dedica un tiempo para ti y tu pareja. Por lo tanto, durante este tiempo, olvídate de los problemas y siente que no tienes que controlar nada.
  3. Acepta ayuda. Déjate aconsejar. Ya sea por un amigo que haya pasado por circunstancias similares, por un psicólogo, un profesor, etc. Ellos te harán ver un punto de vista útil y no te sentirás tan solo.

Otros:

  1. Toma partido. Una persona interesante es una persona interesada. Piensa en algo que te guste, algo en lo que creas, que te importe de verdad y toma partido por ello, implícate, participa. Te hará sentirte joven de espíritu, interesante, vivo…Apúntate a una ONG, hazte socio de aquella asociación cuyos principios tanto te atraen, escribe un artículo para la prensa donde expongas tu opinión, colabora en las actividades culturales de tu ciudad.
  2. Juega a cualquier cosa divertida que te haga feliz cada día unos pocos minutos. ¡No te cortes!: ¿Cuánto tiempo hace que no te reúnes con los amigos y juegas a mímicas, acertijos, preguntas o cualquier otro juego que te divierta? El juego es una actividad gratificante y necesaria para todas las edades, no lo olvides.

Conclusión

Dedica más tiempo a estar contento contigo mismo, realiza actividades que te relajen, te estimulen o te diviertan y podrás encarar los problemas con mejor disposición.

En Psicología Relacionarte te orientamos a explorar el tipo de ayuda que esperas obtener cuando acudes a psicoterapia. Además te ayudamos a abordar las tareas terapéuticas destinadas a planificar actuaciones. Finalmente te ayudamos a entender lo que te ocurre y a valorar las posibilidades de cambio.

2017-07-11T12:28:38+00:00