EL PSICÓLOGO EN LA INTERVENCIÓN SOCIAL

Psicología clínica, psicología clínica comunitaria y psicología social comunitaria

La Psicología de la Intervención Social es un conjunto de saberes y prácticas fundamentadas en la ciencia del comportamiento humano. Estas se aplican a las interacciones entre personas, grupos, organizaciones, comunidades, poblaciones específicas o la sociedad en general. Su finalidad es conseguir su empoderamiento y la mejora de su calidad de vida. Es una sociedad inclusiva y la reducción de las desigualdades y el cambio social. Todo esto mediante estrategias proactivas y preventivas que dinamizan y favorecen la participación de personas y comunidades. Teniendo en cuenta siempre la diversidad humana.

Actualmente conviven cara a la atención, desde la psicología diversas perspectivas: psicología clínica, psicología clínica comunitaria y psicología social comunitaria. La psicología clínica comunitaria es una rama de la psicología que adopta un enfoque comunitario para atender problemas de salud. La psicología social comunitaria es una rama de la psicología social que adopta un enfoque comunitario para atender aspectos sociales; problemas sociales, bienestar social y calidad de vida.

La psicología más buscada

La psicología que se busca para los servicios sociales, desde la propia psicología (social) es la psicología comunitaria. Es la que tiene la orientación real de apoyar el cambio social. Se encarga de enmendar los problemas sociales que afectan a las personas usuarias de los servicios. Se considera una debilidad que los profesionales de la psicología en servicios sociales realicen tareas de la psicología clínica (atención de casos, tratamiento de conductas inadaptadas, etc.). Y que no puedan desarrollar tareas de psicología comunitaria (evaluación de necesidades sociales, implementación de programas preventivos, etc.).

Tal vez, la atención psicológica tradicional en servicios sociales se interpreta como un reduccionismo; parece que fomenta las estructuras injustas de dominación social. Por otro lado, la intervención psicosocial, intervención comunitaria, se caracteriza por su naturaleza interdisciplinar. Por tomar la comunidad como objeto de análisis y atención, por su fuerte compromiso político, crítico y ético. También por abogar por el desarrollo comunitario, por remarcar la necesidad de coordinación con los políticos y la política social… Estas características son necesarias para abordar asuntos de abuso de poder, del ejercicio de la violencia social. Estas intervenciones interpelan a todas las personas (profesionales o no) que se ven involucradas en los procesos de cambio.

Una construcción de conocimiento compartido

En nuestro entorno son tres las profesiones con rango universitario que tienen más presencia en los servicios sociales. Y las que en mayor medida ponen a lo que hacen el nombre de intervención social. Son el trabajo social, la educación social  y la psicología de la intervención social. Por eso son las tres disciplinas llamadas a constituir el cuerpo de conocimientos científicos y técnicos de la intervención social. Y en ese proceso de construcción de conocimiento compartido tienen una responsabilidad de primera importancia las comunidades académicas de las tres disciplinas mencionadas.

El saber que no se produzca o se valide en la dinámica de las comunidades no puede ser aportado o consensuado en procesos de asociacionismo profesional. Tampoco de gestión administrativa, gobernanza política o regulación jurídica, como se ha intentado en más de una ocasión.

La intervención psicológica en el contexto de Servicios Sociales

Cualquier disciplina que intente mejorar la calidad de vida y el bienestar social, acaba por incorporar modos de hacer y actuar comunes. También acaba por asegurar la justicia social y la atención de las necesidades de los miembros de una comunidad. Entonces es importante que reflexionemos sobre nuestro hacer diferenciador o nuestros aportes significativos. En consecuencia la psicología está designada como una parte esencial de los servicios sociales.

La intervención psicológica se centra en los mecanismos de reproducción personal, familiar, grupal y los procesos subjetivos, emocionales, relacionales que los sustentan. De ese modo se facilita la toma de conciencia de los mismos. Ayuda a que las personas realicen procesos para materializar nuevas posibilidades vitales que generarán nuevos escenarios de relación y convivencia. Se puede comprender la importancia de la intervención psicológica en el contexto de Servicios Sociales. Es la institución encargada de acompañar a las personas, familias, grupos en los procesos de cambio.

Una construcción interna

Tal vez esta construcción deba ser promovida desde un cambio de actitudes. Es posible que esta realidad se origine antes en el “corazón” de las personas que en su día a día. La psicología aporta un valor diferencial y esencial en el abordaje de los procesos de intervención desde Servicios Sociales. Finalmente se debe a su escala humana, a su interés por “lo interno”, a su atribución de interpretación y perspectiva relacional.

En Psicología Relacionarte  nos implicamos y trabajamos en la prevención y la protección de la salud mental de niños, jóvenes y adultos con el fin de evitar caer en la aparición de los problemas de salud mental y en la solución de sus secuelas.

2018-12-13T21:46:18+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.