El yoga y la salud mental

El Yoga y la salud mental

Es urgente la necesidad de más enfoques efectivos como el yoga y la salud mental en la promoción de la calidad de vida de la población. Esto se debe a que los problemas de salud mental están aumentando a nivel mundial. Además, los tratamientos alopáticos actuales son insuficientes para llevar a las personas al estado de bienestar mental. Reducir el estrés tiene el potencial de promover el bienestar y prevenir enfermedades.

En todo el mundo, el yoga está ganando popularidad. Lo hace como una práctica accesible, razonable y rentable para la mente y el cuerpo. Las personas recurrimos al yoga para mejorar nuestra salud mental. Esto se debe a las preferencias por el autotratamiento en lugar de la intervención clínica. Percibimos mayor eficacia que la medicación y menos efectos secundarios y falta de eficacia de la medicación. El yoga tiene efectos secundarios mínimos y es rentable en comparación con los tratamientos farmacológicos y la psicoterapia.

Al igual que otras terapias, el yoga no es una solución definitiva para los problemas de salud mental. El yoga y la salud mental no van siempre de la mano. Junto con otros enfoques, el yoga tiene un gran potencial para llevar a las personas hacia un mayor bienestar. Un beneficio adicional del yoga es que mejora la condición física y fomenta la autoconfianza.

¿Qué es el Yoga?

En sánscrito la raíz del yoga significa “unir”. Unir mente, cuerpo y el ser individual y colectivo es la esencia de esta antigua práctica del sur de Asia. Los que participan regularmente en el yoga típicamente interactúan con el mundo de una manera más tranquila y razonable. Las interacciones y relaciones sociales más positivas son uno de los efectos de la práctica individual del yoga. La filosofía yóguica postula que cada forma de vida está interconectada y unida. El yoga existe en el mundo porque todo está vinculado. El objetivo principal del yoga es crear compasión interna. Además de un profundo sentido de unidad con todas las formas de vida.

El yoga es una actividad individual que tiene implicaciones sociales. Algunos de los efectos de la práctica individual es que los practicantes interactúan con el mundo regularmente. Conectan de una manera más tranquila y razonable y mantienen relaciones sociales más positivas. Estos son algunos de los efectos onda de su práctica individual.

Las clases de yoga son accesibles para personas con bajos ingresos. Además ofrecen la oportunidad de experimentar los beneficios de la paz interior y un cuerpo más saludable.

Las repercusiones de iniciativas para la salud mental de la población a gran escala como esta son:

  • menos violencia en la sociedad
  • menos adicciones
  • mayor capacidad para ser auténticos los unos con los otros.

Yoga y calidad de vida

Como señalan los Sutras de Patanjali: “El yoga es la práctica de tranquilizarse”. La salud mental positiva es “un estado de bienestar en el que cada individuo se da cuenta de sus propias habilidades, puede sobrellevar el estrés normal de la vida, puede funcionar de manera productiva y fructífera, y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Hasta ahora, las recomendaciones de la literatura sobre el yoga y la salud mental resultan prometedoras para el yoga en particular para la depresión.

Se ha demostrado que el yoga mejora la calidad de vida en las personas que están tanto sanas como enfermas. Un estudio encontró que el yoga es tan eficaz como el ejercicio para mejorar el estrés, la calidad de vida, los estados de ánimo, la variabilidad del ritmo cardíaco y la función pulmonar. Un metaanálisis concluyó que debido a que el aumento de peso y la toxicidad son efectos secundarios de varias farmacoterapias, el yoga puede ser un tratamiento eficaz y menos tóxico para la enfermedad mental grave.

Calidad de vida y depresión

Se ha comprobado que el yoga ha mejorado el bienestar subjetivo, la salud mental y el funcionamiento ejecutivo en poblaciones carcelarias. También ha mejorado la calidad de vida de las mujeres embarazadas y sus relaciones interpersonales. Durante los últimos 15 años se ha demostrado que el yoga puede mejorar la salud psicológica durante el tratamiento del cáncer de mama, así como la calidad de vida en pacientes estabilizados con antipsicóticos. En el tratamiento de la depresión mayor, de leve a moderada, los resultados prometedores indican que el yoga puede aplicarse como monoterapia. Varios estudios concluyen que el yoga:

  • es mejor que ningún tratamiento para mejorar los síntomas depresivos leves a moderados en la depresión mayor.
  • es igual de eficaz que los TCA (antidepresivos tricíclicos) en la depresión mayor grave.
  • en combinación con antidepresivos es mejor que los antidepresivos solos para los síntomas depresivos.

Experiencias de pacientes con el Yoga

Aquí algunos testimonios que reflejan la relación entre el yoga y la salud mental:

Conexión y experiencias compartidas con otros

“La experiencia que compartimos fue muy importante para manejar la conciencia compartida que estaba allí. Cuando todos estábamos juntos, tenías un sentimiento de conexión con todo. Salir de allí sintiéndote en contacto con los demás. No solo lo que está pasando conmigo, sino lo que está sucediendo con todo, es muy tranquilizador. Cuando tienes depresión, te sientes muy solo, pero sentirte como parte de un todo y completo es lo que realmente vale”.

Manejando el estrés y las rumiaciones

“Me siento bien conmigo mismo más a menudo que antes de hacer yoga. Aprendí a concentrarme en lo positivo, en lugar de lo que hice mal, no hice o no puedo hacer de todas formas”.

Empoderamiento y competencia

“Me da la motivación para intentar otras cosas que podría no haber intentado antes. Tuve la sensación que podía hacerlo y podía hacerlo por mí mismo”.

¿Cómo funciona el yoga?

Los mecanismos que hacen que el yoga sea una mejora para la salud, para la prevención de enfermedades. También en los tratamientos, la rehabilitación y las intervenciones paliativas que no se comprenden completamente. Varios investigadores consideran que el yoga funciona a través de un efecto positivo en el sistema nervioso, el sistema cardiovascular y la expresión génica. La estimulación del nervio vago afecta al aumento de la actividad parasimpática del sistema nervioso autónomo. También aumenta la actividad de GABA (un neurotransmisor) en el cerebro. Tiene un impacto positivo en la salud cardiovascular similar a otras formas de ejercicio físico, la respiración y el movimiento corporal. Los estudios que comparan la expresión génica en practicantes de yoga a largo plazo con grupos control sugieren que el yoga influye positivamente en los perfiles de expresión génica en las células inmunes.

Desde una perspectiva yóguica, la respiración es un puente entre la mente y el cuerpo. La respiración diafragmática lenta es común a casi todas las formas de yoga. La clave para calmar la mente es ralentizar y profundizar en la respiración. Practicar yoga ayuda a recuperar la estabilidad mental y la calma, principalmente debido a este tipo de respiración. Los practicantes son capaces de conectarse internamente a través de esta quietud y silencio. Casi todas las prácticas yóguicas, incluyendo asanas (posturas), pranayama (prácticas de fuerza vital) y dhyana (meditación), fomentan la tranquilidad y la escucha interna. Ser más amable y benévolo con uno mismo y con los demás es parte de la práctica en la esterilla y fuera de ella.

Cuerpo y mente flexibles

Un dicho yóguico dice que a través de un cuerpo flexible llegamos a una mente flexible. Este dicho explica la asociación entre el yoga y la salud mental. Ayudando a las personas a ser más pacientes, indulgentes, menos propensas a la tensión y la tristeza. Además, el yoga trae a los practicantes “de vuelta a casa”, a su ser natural. Debido en parte a la imitación de la naturaleza. Muchas de las asanas imitan animales y plantas como la postura del árbol, la postura del perro, la pose del gato, la postura de la serpiente, y otras.

La parte final de una clase de yoga es la pose del cadáver, savasana. En esta pose las personas se acuestan con los brazos y las piernas extendidas para un descanso profundo. Es, a menudo la parte más popular de la clase, en parte porque se ha estado moviendo y trabajando el cuerpo. Los médicos ayurvédicos recomiendan la savasana a casi todos sus pacientes como un remedio para el ritmo de vida frenético de la sociedad moderna. Savasana combina la respiración profunda con la relajación sistemática de cada parte del cuerpo. Mientras que algunas personas pueden quedarse dormidas durante savasana, la intención es mantener la conciencia mientras todo el cuerpo descansa.

La sensación de expansión y tranquilidad ayuda a soltar el apego a las preocupaciones materiales. Si bien no pretendemos discutir esto fuera de la India, el simbolismo de savasana como un cadáver se basa en parte en la idea de que el cadáver está en completa paz. Dentro de la filosofía india, la muerte es parte de un ciclo de vida y renacimiento. Al permitir que la mente y el cuerpo imiten la muerte, se hace posible dejar de lado todas las preocupaciones y los apegos.

El corazón yóguico

Además, el yoga alienta a los practicantes a experimentar un corazón abierto. Muchos filósofos yóguicos consideran que toda la práctica tiene que ver con la conexión metafórica con nuestros corazones. Dentro del sistema de chacras, el corazón se encuentra en medio de los siete chacras. Asanas como arda chakrasana (curvar la espalda), kapotasana (postura de la paloma) y ustrasana (postura del camello) estimulan la expansión del centro del pecho, que es la ubicación del chakra anahata, el centro del corazón yóguico. Las visualizaciones y los pranayamas en yoga también fomentan la apertura de corazón. El resultado es a menudo hacer menos juicios, tener mayor aceptación de sí mismo y de los demás y un concepto más relajado de la vida.

Conclusiones

El yoga y la salud mental en la promoción de la calidad de vida de la población resulta prometedora. Es adecuada, accesible, rentable y fomenta la confianza en uno mismo. El yoga es una práctica de promoción de la salud individual. Puede realizarse en grupos y con apoyo de la comunidad. Al igual que otras prácticas holísticas como el tai chi, el qigong, la meditación, etc., incluye un componente comunitario. Practicar yoga juntos, en lugares de trabajo, escuelas y otros entornos grupales ha demostrado promover la salud de la población. Si bien el yoga no aborda los determinantes sociales de la enfermedad mental, sí promueve un mayor sentido de paz interior para quienes lo practican.

Parece que la respiración lenta y profunda combinada con el movimiento y otros aspectos del yoga, están en el centro de la capacidad del yoga para ofrecer a las personas un sentido de tranquilidad mayor. Cumple el triple objetivo de mejorar la salud, mejorar la atención y reducir los costes. Un artículo reciente pregunta si existe evidencia suficiente para que los médicos de familia recomienden yoga a sus pacientes. La respuesta basada en la evidencia es: Sí, el yoga puede reducir los síntomas de ansiedad y depresión de forma significativa.

El yoga como tratamiento adyuvante

El yoga mejora las puntuaciones de los síntomas generales de ansiedad y depresión. Lo hace en aproximadamente un 40%, tanto por sí mismo como como tratamiento adyuvante. No produce efectos secundarios perjudiciales. En algunos casos, el yoga se enseña de forma gratuita. Como en los clubes de yoga en la India y otros países. Si bien puede que no sea para todos, a través de un enfoque disciplinado, la mayoría de las personas con o sin desequilibrios mentales pueden sentir más paz y relajación practicando el yoga y la salud mental.

Hoy el yoga se convierte en una buena alternativa para conectar con uno mismo y con el propio cuerpo. Esta práctica ha experimentado un auge de popularidad y forma parte de los gimnasios o centros deportivos de casi cualquier localidad. En ellos se imparten clases y talleres que incluyen programas adecuados a cada necesidad.

En Psicología Relacionarte  nos implicamos y trabajamos en la prevención y la protección de la salud mental de niños, jóvenes y adultos con el fin de evitar caer en la aparición de los problemas de salud mental y en la solución de sus secuelas.

 

Shroff, Farah & Asgarpour, Mani. (2017). Yoga and Mental Health: A Review. Journal of Physiotherapy & Physical Rehabilitation. 02. 10.4172/2573-0312.1000132.
2018-10-22T21:03:07+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.