Quedarse en la frontera

Vivir con trastorno límite de la personalidad

¿Qué es el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP)?

Quedarse en la frontera límite de la personalidad sería tener un patrón generalizado de: relaciones interpersonales inestables, autoimagen inestable, afectos inestables y marcada impulsividad, que comienza a principios de la edad adulta y se presenta en una variedad de contextos, según lo indicado por cinco (o más) de los siguientes:

  1. Esfuerzos frenéticos para evitar el abandono real o imaginario (percibido).
  2. Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre extremos de idealización y devaluación.
  3. Perturbación de la identidad: autoimagen marcadamente y persistentemente inestable o sentido del yo.
  4. Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente perjudiciales (por ejemplo, gasto, sexo, abuso de sustancias, conducción imprudente, atracones).
  5. Comportamiento suicida recurrente, gestos o amenazas, o comportamiento de automutilación.
  6. Inestabilidad afectiva debido a una marcada reactividad del estado de ánimo (p. Ej., Disforia episódica intensa, irritabilidad o ansiedad que suele durar unas pocas horas y solo raras veces más de unos pocos días).
  7. Sentimientos crónicos de vacío.
  8. Ira o dificultad inapropiada e intensa para controlar la ira (por ejemplo, muestras frecuentes de temperamento, enojo constante, peleas físicas recurrentes).
  9. Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos severos.

¿De dónde ese nombre?

El término “límite” proviene del psicoanálisis freudiano de la vieja escuela. Fue utilizado por primera vez por Stern en 1938. Originalmente tratando de describir a las personas “inestables” que estaban en el “límite” entre la neurosis y la psicosis. Estos son términos psicológicos anticuados que ya no se usan o han cambiado drásticamente su significado. Es un nombre muy desactualizado, que no hace una descripción acertada de lo que estamos hablando. Pero por alguna razón, se estancó y se quedó así.

¿Qué puede originar un TLP?

Realmente no lo sabemos. Se cree que es una combinación de factores genéticos y ambientales.

  • Genético: Alta tasa de heredabilidad en estudios de gemelos idénticos. Más probable en personas con un familiar de primer grado con el trastorno.
  • Ambiente: Comúnmente asociado con el abuso y negligencia infantil. Asociado con crecer en un ambiente donde los sentimientos de la persona no fueron tenidos en cuenta, fueron ignorados o invalidados.

Afectividad

La inestabilidad afectiva del trastorno límite de la personalidad es tan real y potencialmente dañina como lo que sucede en el trastorno bipolar. Simplemente viene de un lugar diferente y sigue un patrón diferente.

Cada reacción percibida de los demás, sin importar lo pequeña pueda parecer, se siente como una cuestión de vida o muerte para los que sufren de TLP. Esto es porque las reacciones de los demás son decisivas para determinar no solo cómo se sienten los afectados; da sentido también a su experiencia interna.

Como resultado, su medidor de amenazas interno está mal calibrado: demasiado sensible en algunas situaciones, y no lo suficientemente sensible en otras y siempre propenso a provocar grandes reacciones.

La ira es solo una de las muchas formas en que una persona límite puede reaccionar a los sentimientos de vacío e impotencia que lleva consigo.

Tratamiento

  • La psicoterapia es la piedra angular. Una relación terapéutica de confianza con límites claros y consistentes es clave.
  • Se enseña la regulación de las emociones, la tolerancia a la angustia, las habilidades interpersonales.
  • EMDR: El modelo de procesamiento adaptativo de la información proporciona una base conceptual. Ayuda a comprender cómo la información biográfica relevante acerca de las experiencias de la infancia puede estar relacionada con características específicas de la psicopatología adulta. Ofrece un marco terapéutico excelente para este trastorno que, como se mencionó anteriormente, está muy relacionado con las primeras experiencias adversas y traumáticas.
  • DBT, (Terapia dialéctica conductual, también llamada terapia dialéctico-comportamental) Surgió de la Terapia Cognitiva Conductual, los principios de atención plena y el concepto psicodinámico de la “reparentalización”.

Resumiendo

El Trastorno Límite de la Personalidad es complejo, a menudo estigmatizado y no siempre conocido. A menudo se desarrolla a partir de un trasfondo de sufrimiento; causa sufrimiento a la persona que padece el trastorno y a las personas que los aman y cuidan de ellos. Se puede tratar y la recuperación es muy posible.

En Psicología Relacionarte te ayudamos a mejorar tu bienestar psicológico. Te enseñamos estrategias de regulación emocional, entrenamiento en habilidades sociales y modificación de creencias. Para poder cambiar es necesaria la aceptación radical de uno mismo.

2018-08-10T22:02:10+00:00

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.