La sabiduría de la montaña

La renuncia a la sabiduría

En la antigua China, en la cima del monte Ping había un templo donde Hwan, el iluminado, habitaba con sabiduría. De sus muchos discípulos, Lao estudió y meditó con el gran maestro durante más de 20 años. Aunque Lao era uno de los más brillantes y decididos de sus discípulos, aún tenía que llegar a la iluminación.

Lao luchó con su suerte durante días, noches, meses, incluso años. Por fin, una mañana, la vista de una flor de cerezo cayendo habló a su corazón. “Ya no puedo luchar contra mi destino”, reflexionó. “Al igual que la flor de cerezo, debo resignarme a mi suerte.” A partir de ese momento, Lao decidió retirarse a la montaña y renunciar a su esperanza de la iluminación.

Lao buscó a Hwan para contarle su decisión. El maestro se sentó delante de una pared blanca, en profunda meditación. Con reverencia, Lao se acercó a él. “Iluminado”, dijo. Pero antes de que pudiera continuar, el maestro habló: “Mañana me reuniré contigo en tu viaje por la montaña.” Nada más había que decir. El gran maestro comprendió.

El viaje

A la mañana siguiente, antes de su descenso, el maestro miró hacia la inmensidad que rodeaba la cima de la montaña. “Dime, Lao,” dijo, “¿qué ves?”. “Maestro, veo el sol que comienza a despertar justo bajo el horizonte, serpenteando colinas y montañas que se prolongan durante kilómetros, e inmersa en el valle, un lago y una antigua ciudad.” El maestro escuchó la respuesta de Lao. Sonrió y dieron los primeros pasos de su largo descenso.

A medida que el sol cruzaba el cielo, siguieron su camino, y se detuvieron sólo una vez cuando se acercaron al pie de la montaña. Una vez más Hwan preguntó Lao que le dijera lo que veía. “Gran sabio, a lo lejos veo gallos que corren alrededor de los graneros, vacas dormitando en los prados que brotan, viejos tomando el sol al atardecer, y niños retozando junto a un arroyo.” El maestro, se quedó en silencio y siguió caminando hasta que llegaron a las puertas de la ciudad.

La enseñanza

Allí, el maestro hizo un gesto a Lao, y juntos se sentaron bajo un viejo árbol. “¿Qué aprendiste hoy, Lao?”, preguntó el maestro. “Tal vez esta es la última sabiduría voy a enseñarte.” El silencio fue la respuesta de Lao. Por fin, después de un largo silencio, el maestro continuó.

“El camino hacia la iluminación es como el viaje por la montaña. Viene sólo a aquellos que se dan cuenta de que es el descenso y no la subida lo que marca la diferencia. Luchamos para llegar a la cima de la montaña, para perfeccionarnos, para poder llegar a la iluminación. Sin embargo, cuanto más luchamos, más nos alejamos de la verdad. No es la vista desde la cima lo que importa, si no la vista desde donde te encuentres. Al igual que la flor del cerezo, has aceptado tu destino y cesado en la lucha. Has renunciado a tu búsqueda de la verdad y así la has encontrado. ”

Cuando el maestro terminó de hablar, Lao miró hacia el horizonte, y a medida que el sol se ponía delante de él, parecía elevarse en su corazón.

En Psicología Relacionarte actuamos como profesionales capacitados, experimentados e imparciales. Básicamente te ayudaremos a aprovechar los recursos disponibles para lidiar con las dificultades. Seguidamente el terapeuta te asistirá para desarrollar las capacidades y estrategias orientadas a afrontar el problema.

2018-08-10T21:31:58+00:00